Somos

Historia del Cantón

Este cantón en la costa pacífica sur de Costa Rica, debe su nombre al Cacique Osa, quien reinaba al pueblo Térraba de la región, quienes, a inicios de la Conquista Española, habitaban en la zona próxima al litoral, citada en documentos de 1563 como Golfo Dosa, hoy Golfo Dulce.

En la época precolombina, el territorio que actualmente corresponde al cantón de Osa, estuvo habitado por indígenas Bruncas, quienes dejaron sorprendentes legados como las enigmáticas esferas de piedra; calzadas que se adentran en las entrañas de la naturaleza y que a inicios de la Conquista eran gobernados por el cacique Osa.

El descubrimiento de la región fue efectuado por el explorador español don Gil González Dávila, en el año de 1522, cuando realizó el primer recorrido por tierra de nuestro territorio nacional, desde el sector sureste hasta el poblado indígena Avancari, hoy llamado Abangaritos, ubicado en el Municipio Central de Puntarenas.

Número de nuestros socios comerciales

0
Hoteles
0
Operadores
0
Restaurantes

Patrimonio ecológico/ ambiental

Naturaleza

El Cantón integra al Área de Conservación de Osa y lo cantones de Osa con 1930.24 km2, Golfito con 1598.82 Km2 y Corredores 620.60 Km2, para un total 4149.66 Km2, que representan el 8.6 % del territorio nacional y el 36.40 % de la Provincia de Puntarenas, comprendida desde Dominical hasta la frontera de Panamá, siendo esta área es una de las zonas de mayor riqueza biológica de Costa Rica.

En esta maravillosa región se conoce la existencia de 140 especies de mamíferos, 367 especies de aves, 117 especies de anfibios y reptiles, 60 especies de peces de agua dulce y además unas 6000 especies de insectos.

Además, se indica la existencia de 1141 clases de plantas que sólo endémicas de Costa Rica, 67 de ellas únicamente se han encontrado en Osa. Además, de las 10,600 especies de plantas que se conocen en todo el país, 3100 están en Osa y de ellas 700 son árboles, teniendo 23 de las 34 especies de árboles registradas en Costa Rica en peligro de extinción y por ende protegidas. 

En Costa Rica se conocen 135 especies de peces de agua dulce, de las cuales 11 son totalmente únicas en el mundo, y de estas, 9 se encuentran sólo en Osa.

Ademas, se han identificado 375 especies de aves, 124 especies de mamíferos de los cuales 58 son murciélagos y los bosques de Osa representan la mayor extensión de bosques húmedos en la costa del Pacífico de centroamérica, desde el sur de México hasta Panamá.

Patrimonio de la Humanidad

Las Esferas de Piedra del Diquís

Nos llena de orgullo poder compartir este reconocimiento, pues por primera vez en la historia, un conjunto de sitios arqueológicos en Costa Rica, son declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO: Finca 6, Batambal, El Silencio y Grijalba-2, todos ellos ubicados en el Delta del Diquís, en el Cantón de Osa.

Su declaración se realizó el 21 de junio (de 2014), en el marco de la XXXVIII sesión del comité de Patrimonio Mundial, realizada en Doha, Catar, del 15 al 25 de junio del 2014. En esa ocasión, los países miembros del comité revisaron 40 expedientes de nominación presentados por países de todo el mundo, todos ellos con características excepcionales y de los cuales se eligieron a estos sítios únicos de Osa en Costa Rica.

Estos contienen calzadas y áreas pavimentadas, montículos artificiales, áreas para rituales funerales y en especial, la presencia de las características esferas de piedra, cuya perfección es sobresaliente, además de su variedad de tamaño y su ubicaciones especiales y precisamente determinadas que aún continúan investigándose. Estas esferas son un ejemplo excepcional de la extraordinaria capacidad artística, cultural y técnica de las sociedades Cacicales precolombinas de Costa Rica y en especial de la península de Osa.

Por su parte, en esa ocasión la ministra de Cultura y Juventud, Elizabeth Fonseca en turno, de esta manera: celebró la decisión de la UNESCO:

 

“Constituye realmente un importante reconocimiento, porque hasta el momento habían sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad, grandes conjuntos monumentales en diferentes partes del mundo, sin embargo, en zonas tropicales donde no había esa enorme arquitectura, nunca se había hecho este reconocimiento”.

Es importante mencionar que tal y como lo estipula la UNESCO, los sitios de Patrimonio Mundial deben ser vistos y considerados como propiedad de todos los habitantes del planeta, en el que la participación de la comunidad juega un papel preponderante.

Además, Pilar Álvarez-Laso, directora y representante UNESCO-Oficina Multipaís para Centroamérica y México afirmó:

“Con la inscripción se busca elevar la conciencia de la población local y nacional, y también de la comunidad internacional, sobre la importancia para la humanidad de asegurar la conservación eficaz de estos bienes para el disfrute de las presentes y futuras generaciones”.

Por todo ello, Costa Rica, asumió el compromiso de mantener e incrementar en el futuro las medidas orientadas a fomentar el conocimiento, preservación y disfrute de este excepcional patrimonio, de una manera cuidadosa y responsable.

Mayor información.